Empoderamiento versus habilitación: la fina línea de la crianza de los hijos

Vivimos en un mundo competitivo y la mayoría de los padres aprovecharían la oportunidad de darle a sus hijos todas las ventajas imaginables. El mundo también puede ser cruel y, como padres, sentimos la necesidad de proteger a nuestros hijos de todo lo posible. Y sí, se supone que los padres deben ayudar y proteger a sus hijos, pero ¿cuándo el apoyo a los niños se convierte en una gran ayuda? La diferencia entre los dos es muy fina y, a menudo, es muy difícil de descifrar.

La crianza responsable significa proporcionar comida, ropa y refugio, brindar atención y amor, y proteger a nuestros hijos del peligro. No significa hacer todo por ellos y protegerlos de cualquier cosa que pueda traerles dolor. Este tipo de crianza es excesivo y puede desarrollarse debido al miedo, la ansiedad o la presión de los compañeros de los padres por parte de otros padres. También puede ser una forma en que los padres compensan en exceso la infancia difícil que experimentaron. Cualquiera que sea el caso, aunque la hiperimplicación proviene de un lugar de amor, en realidad puede obstaculizar la capacidad de un niño para lograr la autonomía.

En términos de desarrollo infantil, la autonomía se desarrolla cuando los niños pueden funcionar de forma independiente y tener opciones. Sin esto, pueden experimentar lo que el psicólogo Erik Erikson llamó «vergüenza y duda». Esto conduce a una disminución de la confianza y una mayor ansiedad. Y cuando los padres toman todas las decisiones y solucionan todos los problemas de sus hijos, esos niños tienen habilidades de afrontamiento y de vida poco desarrolladas. El objetivo no debería ser criar hijos dependientes, sino criar hijos resilientes y seguros.

Para que esto suceda, los padres deben empoderar a sus hijos enseñándoles la autosuficiencia. El objetivo es criar hijos independientes y estables por sí mismos. Para que esto suceda, se debe permitir que los niños cometan errores y aprendan a ser ingeniosos para encontrar soluciones a los problemas que se les presenten. Los padres pueden hacer esto apoyando a sus hijos sin apartarse por completo del proceso. Es importante que los padres estén ahí para sus hijos como caja de resonancia. Esto les ayudará a desarrollar estrategias de afrontamiento saludables y a sentirse más seguros en la toma de decisiones.

Una forma de hacerlo es dejar que los niños cometan errores en un entorno seguro. En el programa SKILLZ, los instructores utilizan el aula como una forma de fomentar la autonomía mientras enseñan la habilidad del día. Al usar Teaching SKILLZ como «elecciones» y «motivación intrínseca», los instructores brindan oportunidades para que los niños tomen sus propias decisiones para que se sientan seguros. Y cuando se comete un error, los instructores utilizan la «redirección» para volver a encarrilarse y volver a intentarlo.

La línea entre empoderar y habilitar es muy fina. Pero como dijo la asesora profesional y de vida, Maura Koutoujian, «cuando un niño está capacitado, pierde la oportunidad de cultivar la motivación intrínseca, un componente fundamental para desarrollar la responsabilidad y la confianza en sí mismo». Aunque es difícil para los padres ver a sus hijos luchar, el dolor y la decepción son parte de la vida y los niños necesitan desarrollar formas de superar esas cosas por sí mismos. La crianza solidaria siempre debe acercar a los niños a la independencia y la estabilidad, lo que conducirá a adultos resilientes en el futuro.

 

Jennifer Salama

Autor: Jennifer Salama de Skillz en todo el mundo .

Jennifer es cinturón negro de cuarto grado y se ha entrenado en artes marciales desde 2001. Tiene una Maestría en Psicología Infantil. Ella ha abrazado el Plan de estudios SKILLZ debido a su enfoque en el desarrollo infantil y al uso de las artes marciales como vehículo para desarrollar al niño como un todo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp