Fomentar la empatía en los niños durante las vacaciones

¡Es la temporada! Una temporada de generosidad, una temporada de paciencia, una temporada de todas las cosas cálidas y acogedoras. ¿No suena todo mágico? A medida que nos adentramos en esta época del año, la emoción llena el aire y la anticipación de regalos y actividades divertidas abarca nuestro propio ser, sin importar la edad. Y mientras el espíritu de la temporada nos rodea, el ajetreo y el bullicio a menudo deja a los padres exhaustos y a los niños enfocados solo en el “dame” de regalos. Para contrarrestar esto, es importante renovar nuestras prioridades y utilizar las vacaciones como punto de partida para ayudar a fomentar la empatía en los niños.

El primer paso para hacer esto es ayudar a los niños a comprender qué es la empatía. Ser capaz de ver las cosas desde el punto de vista de otra persona puede ser un desafío, especialmente cuanto más pequeño es el niño. Lo bueno es que todos nacemos conectados con la capacidad de ser empáticos. Sin embargo, no solo evoluciona … la empatía se desarrolla a través de la experiencia y la práctica. La empatía es una experiencia emocional y cognitiva.

Cuando somos bebés, la empatía se refleja estrictamente como una reacción emocional a una situación. Por ejemplo, cuando un bebé llora, el que está a su lado a menudo también comienza a llorar. Esto es cuando las neuronas espejo del cerebro se activan en respuesta al comportamiento que se observa. Lo mismo sucede cuando los bebés reflejan las expresiones faciales incluso cuando solo tienen unos pocos días de vida.

A medida que los niños crecen, comienzan a aprovechar el lado cognitivo de la empatía. Esto se debe a que sus habilidades de funcionamiento ejecutivo están más desarrolladas. Esto significa que pueden comprender mejor los puntos de vista de los demás, regular sus propias emociones y autocontrolarse. Sin embargo, es más natural que los niños sean egoístas que empáticos. Por eso es importante brindar a los niños experiencias que ejerciten el músculo empático a lo largo de la niñez y la adolescencia.

Aunque los niños no son instintivamente considerados con los demás, es importante no insistir en eso y, en cambio, encontrar oportunidades para trabajar con ellos en esto. Cuando exhiben comportamientos egoístas, los padres deben sentir empatía por su hijo y luego reformular la situación para provocar una reacción más empática. En la terapia conductual, se denomina «dar forma a una nueva respuesta».

Cuando se trabaja para desarrollar la empatía en los niños, hay muchas cosas que los padres pueden hacer para ayudar. Darles a los niños la oportunidad de ser parte del proceso de toma de decisiones al elegir una organización para donar o para la cual ser voluntarios es una excelente manera de comenzar. Esto les ayuda a sentirse entusiasmados por dar y a aprender a ser generosos. Otra cosa importante es enseñar a los niños a agradecer las cosas que tienen y los dones que reciben, por pequeños que sean o que no sean exactamente lo que querían. Enseñar la gratitud ayuda a los niños a aprender a apreciar lo que tienen y, por lo tanto, les ayuda a comprender que no todo el mundo tiene las mismas cosas. Pero, sobre todo, el hecho de que los padres sean un modelo a seguir de empatía durante todo el año ayudará a los niños a aprender este concepto.

Las vacaciones son un momento maravilloso para pasar momentos fomentando la empatía en los niños. Al enseñar generosidad, compasión y gratitud, los niños comprenden mejor el verdadero significado de la temporada navideña. Hacer de los eventos de generosidad una tradición durante todo el año solidificará aún más estas lecciones. A su vez, estamos dando forma a la próxima generación para que sean adultos solidarios.

 

Jennifer Salama

Autor: Jennifer Salama de Skillz en todo el mundo .

Jennifer es cinturón negro de cuarto grado y se ha entrenado en artes marciales desde 2001. Tiene una Maestría en Psicología Infantil. Ella ha abrazado el Plan de estudios SKILLZ debido a su enfoque en el desarrollo infantil y al uso de las artes marciales como vehículo para desarrollar al niño como un todo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp