Liderar con el ejemplo: el poder del cuidado personal en la crianza de los hijos

Los padres siempre han servido como el primer modelo a seguir, y por lo general, el más importante para sus hijos, a pesar de que los miembros de la familia, los maestros y los entrenadores también tienen un impacto significativo en el desarrollo de un niño.

Sin embargo, a raíz de la pandemia, estas personas han tenido menos presencia en la vida de los niños, lo que finalmente dejó a los padres sin el apoyo adicional del que normalmente dependen. Combinado con los factores estresantes que han venido con la pandemia, el autocuidado de los padres ha pasado a un segundo plano y los niños están observando y aprendiendo malos hábitos.

El objetivo de la crianza de los hijos es criar personas felices y saludables con fuertes puntos de vista y comportamientos morales y éticos. Por esta razón, los padres a menudo establecen reglas que sus hijos deben seguir, limitan la exposición a demasiados medios y trabajan para inculcar habilidades para la vida que les brinden a los niños las herramientas para ser la mejor versión de sí mismos.

Pero a menudo, en momentos de inquietud, los padres tienen dificultades para modelar lo que esperan que muestre el comportamiento de sus hijos. En cambio, siguen el lema «haz lo que digo, no lo que hago». Desafortunadamente, esto genera confusión en los niños y, a menudo, puede generar frustración.

Para aliviar cualquier problema potencial que pueda presentar esta confusión, es importante que los padres practiquen el cuidado personal.

Al igual que la regla del avión de ponerse la máscara de oxígeno antes que su hijo, los padres deben cuidarse a sí mismos para ser lo mejor para sus hijos. Para hacer esto, los padres deben preservar su bienestar físico y mental para que puedan modelar comportamientos saludables y apoyar mejor a sus hijos durante estos momentos difíciles.

Al igual que el programa SKILLZ tiene como objetivo ayudar a los niños a desarrollarse en 4D, es importante que los padres se cuiden física, intelectual, emocional y socialmente.

Este enfoque integral del bienestar demuestra un modelo de conducta saludable para los niños y les ayuda a desarrollar comportamientos y actitudes beneficiosos como una forma de responder al mundo exterior. Especialmente en tiempos de incertidumbre y peligro, es aún más importante que los padres enseñen a los niños formas poderosas y positivas de vivir la vida a través del modelo.

Un enfoque que los padres pueden tomar para iniciar este autocuidado es utilizar la información de Parent SKILLZ.

Cuando los padres están en sintonía con sus propios sentimientos y son pacientes consigo mismos en medio de múltiples cambios, les enseña a sus hijos habilidades de afrontamiento positivas. Adaptarse a las nuevas rutinas y crear coherencia permite a los padres cuidarse a sí mismos, lo que les da la capacidad de conectarse con sus hijos y tener más previsión en su crianza.

La creación de estas conexiones fomentará el vínculo entre padres e hijos y fomentará el aprendizaje y el modelado de roles positivos.

Recuerde, los niños aprenden observando, por lo que los padres deben predicar con el ejemplo. Cuando los padres están estresados y emocionalmente agotados, modelan comportamientos que son contrarios a lo que pretenden enseñar a sus hijos.

Y no, los padres no son perfectos y se cometerán errores. Sin embargo, estar atento cuando suceden estas cosas puede crear oportunidades para enseñar a los niños la humildad y el perdón, que son habilidades para la vida invaluables.

 

Jennifer Salama

Autor: Jennifer Salama de Skillz en todo el mundo .

Jennifer es cinturón negro de cuarto grado y se ha entrenado en artes marciales desde 2001. Tiene una Maestría en Psicología Infantil. Ella ha abrazado el Plan de estudios SKILLZ debido a su enfoque en el desarrollo infantil y al uso de las artes marciales como vehículo para desarrollar al niño como un todo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp