Resiliencia: ayudar a niños y adolescentes a desarrollar habilidades de afrontamiento

El estrés es una parte importante de nuestras vidas hoy. Y aunque todos lo experimentamos, los niños y adolescentes tienen más dificultades para manejarlo. La presión académica, las tensiones sociales, los factores estresantes familiares, etc., afectan el bienestar mental de un joven. Por esta razón, es importante que los padres ayuden a sus hijos a desarrollar habilidades de afrontamiento guiándolos en momentos difíciles en lugar de saltar para salvarlos de cualquier malestar que pueda surgir.

Los niños y los adolescentes a menudo presentan el estrés como lo que los adultos llaman un colapso o una rabieta. Los psicólogos lo llaman «inundación». Esto sucede cuando una ola de emociones fuertes y negativas invade y el pensamiento racional sale por la puerta. La amígdala, que ayuda a coordinar las respuestas emocionales al entorno, participa durante este proceso. Dado que la corteza prefrontal, o centro de autocontrol, no está completamente desarrollada, los niños y adolescentes luchan por controlar la poderosa ola de emociones. Y para colmo, las emociones son contagiosas, por lo que cuando los niños están molestos, los padres también se molestan.

Cuando los padres experimentan esto con su hijo, a menudo conduce a una de dos posibles respuestas. O el padre quiere intervenir y salvar a su hijo de la angustia o siente que el problema no es tan importante como lo está haciendo el niño. Sin embargo, debemos recordar que los niños enfrentan situaciones que son reales y grandes para ellos, como comenzar un nuevo año escolar o estudiar para un examen. Si no abordamos los factores estresantes que experimentan nuestros hijos, esto puede llevar al desarrollo de habilidades deficientes para afrontar situaciones difíciles, un sistema inmunológico debilitado y un aumento de la ansiedad.

Para contrarrestar los efectos de la ansiedad, es importante ayudar a los niños a ser resilientes frente a la adversidad, el estrés o el fracaso. Esto significa que los padres deben abstenerse de «arreglar» y, en cambio, conectarse y estar presente para ellos mientras validan sus sentimientos. En el calor del momento, trabajar en técnicas calmantes como la respiración profunda o salir a caminar puede ayudar a calmarlos, ya que el oxígeno estimula el sistema nervioso parasimpático. Una vez que estén tranquilos, para los niños más pequeños es mejor ayudarlos a nombrar los sentimientos que están experimentando. Para los adolescentes, las soluciones de lluvia de ideas son efectivas.

A muchos adultos no se les enseñaron estrategias de afrontamiento saludables mientras crecían, por lo que enseñar y modelar las estrategias adecuadas para niños y adolescentes es difícil. En una nota positiva, hay numerosos recursos disponibles para ayudar. En el programa SKILLZ, Teaching SKILLZ y Parent SKILLZ se utilizan para ayudar a los niños a desarrollar una mentalidad de crecimiento estimulando los químicos cerebrales positivos y ayudando a los padres a conectarse mejor y sintonizarse con las necesidades de sus hijos. Cada clase también tiene un tono optimista en todo momento, por lo que los niños aceptan los errores y, por lo tanto, desarrollan una mentalidad de crecimiento.

Las habilidades de afrontamiento requieren mucha práctica y es importante que los padres sirvan de modelo a los sanos y guíen a sus hijos en el desarrollo de sus propias habilidades. Encontrar cosas que hagan que un niño se sienta bien es clave para crear estas habilidades que lo llevarán a la resiliencia. Como dice el dicho de la neurociencia «las neuronas que se activan juntas, se conectan juntas». Demasiado estrés y falta de habilidades de afrontamiento hace que el cableado negativo en el cerebro se fortalezca. Pero esto se puede cambiar cuando fortalecemos los circuitos positivos en el cerebro y dedicamos más tiempo a trabajar en procedimientos de curación y habilidades de afrontamiento saludables.

 

Jennifer Salama

Autor: Jennifer Salama de Skillz en todo el mundo .

Jennifer es cinturón negro de cuarto grado y se ha entrenado en artes marciales desde 2001. Tiene una Maestría en Psicología Infantil. Ella ha abrazado el Plan de estudios SKILLZ debido a su enfoque en el desarrollo infantil y al uso de las artes marciales como vehículo para desarrollar al niño como un todo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp